El olor del café fresco me llega perfecto después del ensayo. Anoche enloquecimos, llevábamos diez horas tratando a sacar bien cada nota antes de volver a Bogotá para el concierto. Nos quedan dos semanas de trabajo en Medellín, el resto es para estar con las novias y la familia.

Después de 13 años juntos, nos estamos acostumbrando a que pasamos demasiado tiempo encerrados. Quiero darle algo a Maria, mi novia, como una joya, me voy a asomar a ver qué encuentro en el centro comercial.

Me voy a pie porque estoy muy cerca y quiero sentir mi ciudad en la piel otra vez… A ratos el transporte me estorba y me encanta perderme entre la gente. Cuando llego al centro comercial, la gente me reconoce. Pero no me dicen nada.

Veo una joyería y me acerco, les digo que quiero una argolla con eslabones, parece que comprenden mi idea. Hasta que la chica que me atiende me pregunta:

– ¿Verdad que vos sos Sebastián, el de Tres de Corazón?

– Eeeehhhh, sí… – Estos son los momentos surrealistas de los personajes faranduleros. No me gusta andar presumiendo la fama.

– ¡Ahhhhh, me encanta esa canción “Por siempre”!

– Gracias. ¿Podemos seguir, por favor?

– Sí, claro, perdón.

Para sorpresa mía, el diseñador estaba en ese momento terminando el dibujo y me entendió perfecto. Tres anillos con eslabones entrelazados en tres oros. Pedí dos iguales, por suerte tenía claritas las medidas. Me dijeron que estaban listos en dos semanas.

Cuando me llamaron, apenas había pasado semana y media. Los recibí y los guardé para el último día de ensayo. Salimos a un bar con nuestras novias para celebrar y ahí le entregué el anillo a Maria.

– Esto es para que recuerdes nuestro compromiso, mi amor… Sé que no pasamos juntos tanto tiempo como quisiéramos, ¡pero estamos enlazados siempre!

Ella me besó y nos pusimos los anillos. Quedamos muy felices, y cantamos la canción que nos hizo triunfar:

El día que formamos una banda de rock,

El día que tocamos nuestra primera canción

Aunque éramos muy malos

¡Hoy seguimos ensayando por siempre, para siempre!

Cuando decidí no regalarle mi vida

A una empresa aburrida y a una fría oficina

Ahora me la paso escribiendo y cantando canciones

¡Para siempre!*

*Fuente: http://www.musica.com/letras.asp?letra=1066215