Me llamo Natalia Zubieta, tengo 21 años y vivo en Medellín. Tengo una hermana gemela que se llama Carolina y un hermano mayor que se llama Santiago. Les cuento esto porque pues no estoy concursando por mi ni por alguna historia de amor que haya pasado “directamente” conmigo, sino que escribo por la historia de amor mas increíble del mundo, que percibo a diario, la de mis papás. Para empezar, mi mamá es la mujer hermosa y mi papá es el más dedicado e increíble del mundo. Digo que la historia de amor de ellos es la mejor del mundo, ya que es una prueba viviente que el amor a primera vista si existe!. Ellos se conocieron hace 25 años, en la despedida de un amigo de mi papá. Cuando se vieron se gustaron, pero no volvieron a hablar. A la semana siguiente, el la llamó para salir y pues salieron. Ahí empezó todo; se fueron enamorando cada día que se veían, los detalles como las flores no podían faltar y además las personalidades de los dos, aunque eran muy diferentes, congeniaron de inmediato. El amor siguió fluyendo y a los 15 días, después de ser novios, mi papá dio el gran paso y le propuso a mi mamá matrimonio. Y esa no es la mejor parte; no solo apenas se estaban conociendo, ella tenía 19 años recién cumplidos y el 35 años. Cuando ella le conto a mis abuelos que se iba a casar, porque obvio dijo que si, ellos quedaron atónitos y estaban asustados, pues era un hombre que apenas estaban conociendo y además ella apenas estaba empezando su Universidad. Un día mi abuela le dijo a mi madre: si usted cree que es para toda la vida, yo la apoyo y, ella muy segura, respondió que si. Dicho y hecho, a los dos meses de la propuesta se casaron, en una ceremonia espectacular, mis tíos y mis abuelos se conocieron entre si para el día del matrimonio. Afortunadamente todos congeniaron súper bien. Tuvieron una luna de miel increíble por Colombia y unos años después, llego el primer hijo, Santiago; a los once meses llegamos mi hermana y yo. Los días siguieron y el amor fue creciendo, mi madre siguió con sus estudios y criando y formando una familia hermosa. Hasta que un día, paso un horrible accidente. Mi mamá fue atropellada por un carro, nosotros solo teníamos 4 años y mi papá estaba solo, cuidando de su nueva familia y pidiendo por la vida de mi madre. Ella estuvo en coma un tiempo y cuando empezó a despertar, no reconocía nada ni a nadie, perdió la memoria y no recordaba ni que estaba casada y mucho menos que tenía hijos. En todo este tiempo, mi papá pudo perfectamente huir o rendirse, pero en lugar de eso, siempre estuvo ahí, a su lado y siempre estuvo pendiente de la familia; nunca nos dejo, nunca nos abondo. Al contrario, nos unió mas que nunca y se dio cuenta cuanto la amaba y como estaría de incompleta su vida sin ella. No se rindió y todo tuvo buenos resultados, mejoró por completo y volvió a casa. Después de ese accidente mi madre ha tenido algunos problemas de salud y, sin importar que pase, el siempre esta ahí, dándole la mano, apoyándola y no solo el a ella, ella a el también. Son un equipo que lucha día a día por sacarnos adelante y aunque mi mamá sea muy cansona y mi papá muy sobreprotector, hacen el mejor equipo y son el mejor complemento y este año cumplen 25 años de casados! Y que mejor sorpresa, que mi papá se gane este premio de intercontinental para que vuelva a revivir, según él, el mejor momento de su vida, al renovar sus votos matrimoniales. Espero que mis papás ganen y tiremos la casa por la ventana recordando la mejor y más hermosa historia de amor! Y que recordemos que SI ES PARA SIEMPRE y que el amor a primera vista, SI EXISTE! Vivo con el a diario.