(Quisiera haber hecho esto con diapositivas, pero me encuentro en la oficina y no me es posible)

Medellín, alguna día en el 2012 siguiendo la página Neitche para los Pobres en Facebook, y luego de un incisivo comentario en contra del amor, me llegaron algunas solicitudes de amistad de unos señores procedentes de México D.F, entre esas la de un hombre, muy común en ese momento, parecido a cualquiera otro, el Señor Raúl Rangel!

Con el pasar de los días, vi en él características que me llamaban mucho la atención, su caballerosidad, el gran amor y respeto por su hija y familia,  y en cada publicación, reiteraba que él estaba profundamente enamorado de una fémina que hasta ese momento YO no tenía idea de quién era… Eso sí, YO tenía muy en claro que ese hombre le profesaba un gran, gran amor, de esos que una siempre anhela, puro, leal y sincero… No pude descubrir jamás de quién se trataba, por razones que luego comprendí. Pasaban los meses y él enamoradísimo, y yo aquí, lejísimos, en Colombia, en mis cuentos, y eso sí, abstraída de sentir por nadie nunca mas, ni un tantito de amor! Amar era un verbo que contenía en sí mucho de negación, pero mas de valentía, la suficiente como  para no meterme en semejante ruleta de nuevo, y más aún, luego de mi terrible y hacia poco extinta historia de DESAMOR, una que viví por 9 largos años.

A veces con él, surgían ciertos intercambios de mensajes “Cheverés”, agradables y risueños, esos mensajes se encargaban de transportarme hasta donde él se encontraba… Y me hacían sentir envidia por esa mujer que era dueña de su corazón! Corazón que él le entregaba en cada publicación, y que aunque rechazado a veces, confuso otras, decepcionado en muchas oportunidades, seguía ahí firme…

Después de un tiempo, los mensajes se detenían, y luego se retomaban, y así, pasó 1 año, siempre admirada por sus publicaciones, y convencida de que una vez mas la vida me estaba diciendo… Tu no Mile… Eso no es pa´vos…!

En el 2014 iniciamos algunas conversaciones mas frecuentes, mas llenas de risas y de confesarnos cosas personales, nos acercamos un poco mas y nuestras conversaciones por días, aumentaban, cosa que me dejaba una sonrisa en el rostro hasta que se volvían a dar.

Es así como para semana santa, él decidió terminar su relación con esta mujer, Que sin yo saber, lo llenaba de dolor, (Vaya, como conocía yo de ese sentir) Y fue entonces cuando aproveche para acercarme un poco mas, y me puse como propósito enseñarle, que uno debe estar con quien mas  lo quiera, no con quien uno quiera mas, y menos, si ese “Desdeñado” amor, le causa dolor!

Llegue pisando fuerte, llenado noches de soledad, noches mustias, llenas de hastió y desesperación. Y las cambié por risas, por esperanza… (Y eso no me hizo sentir menos, NO, por el contrario, me hizo comprender la diferencia entre las comparaciones odiosas, y también entender, que uno puede llegar como bendición a la vida de otros. Y ESE AMOR QUE DE AHÍ RENACE, SÍ QUE SE VALORA)  Sí, yo, la que no quería volver a creer, ni a amar, ni a nada… En una semana se me cambio el “Chip”, entendí que la vida le da a uno oportunidades, que sumirse en la negación no arregla las cosas, que no es la solución decir NO quiero mas saber de esto o aquello… No, porque no todas las piedras en el camino son cortantes, la vida te dice, hay piedras, sí, pero las hay de muchas formas, Y COLORES, colores bellos, hay piedras suaves y no todas están hecha para GOLPEAR!

Y que dicha tan berraca… Me gané el premio mayor. El Domingo 11 de Mayo, a eso de las 11:30am, y después de una desavenencia, me atreví a decirle, “…Y si estás preparado, si sientes que tu corazón está dispuesto, y es lo que deseas… QUIERES SER MI NOVIO RAÚL”

A lo que me respondieron… SÍ, y no  hay nada que tenga nada que pensar… Quiero ser tu novio Mile!!!

Después de que nos hicimos novios, no nos vimos jamás por cámara, intercambiábamos fotos, y cosas así… Él vino a verme en el mes de Julio, estuvo acá durante 7 días, fueron días hermosos, llenos de todo… Y de amor! Luego fui yo para año nuevo a estar con él en México y a conocer a los suyos, que ahora también son míos… Y también para reafirmar nuestro amor, y que queremos pasar el resto de nuestra vida juntos!

Por eso, ahora estamos comprometidos y queremos casarnos, espero en Dios pronto!

…La vida me debía mucho, y contigo me pagó! Raúl Rangel… El hombre que pronto espero llamar mi esposo, y con el que deseo conocer París, reír y llorar de dicha… Por el resto de la vida.

TO BE CONTINUED 😉