En 2005 conocí un hombre el cual creí que seria el amor de mi vida, tuvimos 5 años de noviazgo y le di todo de mi, sin embargo él fue infiel a mi amor. Ese fue un tiempo muy difícil para mi, me entristecí tanto que enferme, estuve deprimida, sentía mucho dolor en mi pecho y desee dormir y no volver a despertar nunca más.

Poco después, me reencontré con alguien que ya conocía antes pero que había olvidado un poco, a Él le dio gran felicidad volver a verme, me dijo que era hermosa aunque yo no  creía eso, siempre tenia nuevos halagos para mi que me desconcertaban, me dijo que siempre me había amado aunque mi autoestima no estaba en su mejor momento,  que nunca se había apartado de mi aunque yo estuviera alejada de Él, que siempre me había estado esperando con los brazos abiertos, cada día tenia grandes regalos para mi, me decía que yo era la niña de sus ojos, y que estaría dispuesto a volver a dar toda su sangre y su vida por mi aunque yo me sentía incompleta, inadecuada y con grandes temores en mi corazón.

Me fue imposible ignorar tan grande amor, pues cada vez que estaba junto a Él sentía que algo ardía en mi corazón, sentía una felicidad y una paz indescriptible,  reencontré el brillo y la luz de su sello impregnado en mi ser, como cuando un artista firma su obra; nunca volví a verme con los mismos ojos, recobre mi confianza pues recupere mi valor como persona, mi dignidad como mujer y me reveló su plan de amor para mi vida; descubrí que estaba hecha para ser feliz, para disfrutar cada instante de vida que son sus mayores regalos para mi, para brillar al desplegar todos mi talentos, y permitir que su amor me ayude a alcanzar mis sueños.

Gracias a Él he vuelto a ser feliz, y es una felicidad que no se acabara, me ayudo a reconocerme y encontrarme; aun seguimos juntos, y sé que Él estará a mi lado hasta mi último suspiro de vida, todos los días seguimos construyendo nuestra historia de amor, y lo más importante, la historia de amor para conmigo misma, yo soy la niña de sus ojos. ¿Cuál es su nombre?, su nombre es dulce, es: Jesús.