Cuando tenía 16 años cursaba undécimo grado, llegó al colegio un chavo definitivamente distinto a todos, además de que muy distante, poco a poco lo fui tratando y sin querer se fue despertando un gusto por él a pesar de que yo era mayor y que él es adicto a las drogas. Era realmente divertido pasar el tiempo con él nos volvimos muy amigos no quería decirle lo que sentía pues todas las niñas del colegio querían con él y de seguro no me prestaría atención. Cada vez compartíamos más tiempo juntos lo lleve a mi casa para que lo conocieran a mi mamá, hermanito y hermana les agrado a mi papá no mucho. Cierto día él se quedó en mi casa, esa fue la primera vez que estuve con un hombre. Se desataron muchos inconvenientes en mi casa mi papá ya no quería que él volviera sin embargo siguió yendo sin falta pasábamos juntos la tarde todos los lunes y viernes antes de que mi papá llegará.

No eramos nada oficial y siempre decíamos que íbamos a estar juntos hasta que yo me graduada, cuando se llegó el último día de clases yo sentía más tristeza por dejarlo a él que por mis compañeros de clase.

Ese día me atreví a confesarle mi amor conté con la suerte de que mi sentimiento era correspondido.

Nadie sabía lo que pasaba entre nosotros ante todos eramos simples amigo no más, y así siguió hasta que mi hermana nos descubrió, ella no dijo nada pero ya era hora de que pudiésemos vivir el amor tan hermoso que sentíamos y decidí contarle a mi familia, todo fue un caos mi papá ya no me hablaba, la relación en mi hogar decayó pero yo seguí luchando por sacar ese amor adelante.

Tiempo atrás yo había hablado con él de que no estaba bien el uso de drogas fue entonces cuando él me prometió dejarlas poco a poco con mi ayuda pero no iría a un centro de rehabilitación, fue bajando la dosis poco a poco y lo íbamos logrando.

A pesar de que todo estaba en contra nuestra que bien la pasábamos, no niego que era incómodo los comentarios de que estaba con un vicioso y que él no cambiaría pero yo confiaba en él.

Todo lo que veníamos logrando en su rehabilitación se fue al suelo ya él había vuelto a lo mismo y eso no pude soportarlo, pero seguimos juntos unos meses más yo creí poder aceptarlo tal cual lo había conocido pero empezamos a discutir a diario y tomé la decisión de terminar la relación.

Aunque mi historia no tiene un final feliz, les aseguro que vivimos un gran amor.

Ahora el vive con su chica y me duele ver que se sumerge cada vez más en las drogas, lo he amado como a nadie, yo conocí hace poco a alguien espectacular con el cual empiezo a escribir una nueva y mejor historia.