Una noche mágica de luna llena y aire frío acompañada de melodías incompletas , Fue la noche y el momento adecuado que me puso ahí , detrás de tantas irrealidades que podrían confundir al cualquiera en cual era la verdad de ese alguien que escribía para mi, como olvidarla si confabulo para unir nuestras almas que sin duda tenían vidas opuestas y caminos vividos muy lejanos; pero la suerte , destino o como quieran llamarlo se encargo de que lo imposible fuera real y comenzara la historia de la que soy parte y que después de varios años sigue tan llena de vida y mariposas como el día en que conocí su espíritu. Nuestra historia nunca ha sido pintada de un único color pastel hemos mezclado colores ácidos y fuertes para encontrar la combinación adecuada que permita cada día vivir felices y con armonía. La felicidad para nosotros transcurre en aprender sin medida, en volar sin límites y hacer separados y juntos lo que nos apasiona. Las letras fueron las aliadas de horas enteras y noches eternas de picardía y emoción, mi mente con la suya empezaban a entender el hilo que se tejía entre los labios y el corazón, sentimos sin pena lo que indicaba el sonido de cada tic tac del reloj nunca me fije si eran uno o un millón, solo sé que mis dedos y los suyos eran libres en una fantasía de ensueño y rigor. Al enlazar cuatro brazos por primera vez encontré el refugio perfecto que definiría lo que nos uniría. Somos amigos, confidentes, parceros, amantes y conocemos cada pétalo que nos cubre de amargura y dulzura, disfrutamos tanto de nuestros errores que los convertimos en un canto de risas y de peleas cursis que terminan en puños y miradas llenas de energía y ternura. Nuestros pensamientos no van siempre por la misma línea , seria aburrido que fueran una copia exacta uno del otro pero se ponen en la posición que les corresponde para convivir , defendemos la vida y la injusticia, somos amantes de los animales y del amor , queremos volar y esparcir miles de semillas de armonía en el infinito y tenemos la convicción de que no seria un simple sueño que esos cuatros brazos sigan enlazados por la eternidad.