Un día, en el trabajo, vi la persona más hermosa y deslumbrante que mis ojos conocieron y conocerán, mi vida no es igual desde aquel día, mi corazón está lleno, en mi rostro siempre hay una sonrisa y los días tienen más hermosos colores.

La mujer de quien hablo es un ángel de Dios, es todo para mí, es mi principio y fin de día y por eso quiero contar esta pequeña historia.

Ese día en el trabajo a unos cuantos lugares de mí y sin poder dejar de observarla, noté que se encontraba en una llamada con un área de soporte de donde trabajamos. Un momento después, su interlocutor le pidió que retirara el altavoz a la cual ella puso su más grande cara de asombro (O.o) se evidenció que no tenía la más mínima idea de cómo hacer esta simple operación, pues estaba totalmente nueva.

Luego de un largo momento de espera, de mirar para todos lados y mentalmente gritando AYUDAAA, me miraba y yo me hacía el que trabajaba, no podría contener la risa de su encarte y olvidando la caballerosidad, esperé a que de su hermosa boca saliera la solicitud de ayuda. Cuando al fin se dignó ir a mi puesto, sus manos cruzadas demostrando una vergüenza inmensa me dijo: “Hola, esteeeee, podrías…ayudarme con un pequeño problema en mi teléfono? Esqueeee, necesito quitar el altavoz y…..” mientras me contaba, presioné esa única tecla que resolvía el problema y le dije: “Listo”…un momento eterno de silencio se vivió entre ella y yo…todos a nuestro alrededor siguieron trabajando, pero entre ambos era un silencio de amor.

Cada vez que recordamos nuestra pequeña y cómica historia, nos reímos como tontos, a pesar de que nuestro público no. Son los momentos extraños y los nervios del momento que dejaron vivir nuestra hermosa historia.

Hoy, tres años más tarde, quiero darle un anillo que represente nuestro eterno amor, a pesar de que ambos sabemos que no es el anillo, son nuestros corazones los que lo harán posible, los que no se separarán nunca.

Dado que no tengo mucho dinero, ella sabe que si en algún momento le diera un anillo sería como ella le dice: “Una mirellita”, así que me dice que debo darle en anillo en combo con un microscopio. Quiero darle un gran recuerdo, este gran anillo.