066Quien iba a creer que después de 5 años de una relación se sentiría el corazón tan desesperado como para entregar en Oración una petición tan trivial para muchos? …. Que llegara a mi vida un Príncipe, fue lo que recuerdo le pedía a Dios, nada más que un Príncipe…

Pero quien iba a creer que esa Oración tendría una respuesta tan pronta? Pues les cuento mi historia.

Un diciembre de hace varios varios años yo termine una relación amorosa algo complicada, no sólo por lo vivido sino también por la edad en la que la viví… y en medio de mi dolor y tristeza sólo pensé en pedirle a Dios que me regalara un Príncipe para vivir el resto de mis días en felicidad y rodeada de amor… y sí, Dios me lo envió una mañana de Febrero del año siguiente.

Inicie mi práctica universitaria en la Vicepresidencia Financiera de un hermoso grupo empresarial dedicado a la exportación de flores colombianas… y claro, qué haría una Ingeniera Financiera en aquella empresa sin saber nada de flores? Pues ser creativa, pensé… pero mi Jefe decidió asignarme un asistente para que me apoyara en todo lo que requería conocer del negocio y del producto de tal manera que lograra sacar adelante todos los proyectos que tenía bajo mi responsabilidad.

Cuando me dieron la noticia del asistente me dijeron que además de ser una maravillosa persona llevaba muchos años en el Grupo Empresarial y era muy bueno en lo que hacía y que tenía mucho conocimiento…. pues yo feliz!! Y eso que no sabía que sería el inicio de una historia que hoy lleva 11 años y dos meses de ser contada y que, confiando en Dios, llegará hasta la eternidad…

Se llegó el día de conocer a mi nuevo asistente y no me creerán la sorpresa cuando descubrí que era un chico de mi misma edad, pero al que la vida le había obligado a iniciar su vida laboral desde muy temprano… en ese entonces ambos teníamos 22 años.

Ese día empecé a confirmar que no sólo era cierto que conocía mucho del negocio y de las flores sino que tenía un corazón tan grande como el universo… inicialmente pensé: “Señor será este mi Príncipe… ahhh que va, seguro me vas a enviar a otra persona después, aún está rápido para que escuches mis oraciones”

Además, esa personita era de otro mundo diferente al mío, social, educacional y económicamente diferente… siempre el prejuicio… aunque eso no impidió que formáramos una hermosa amistad… y un mes después nos diéramos nuestro primer beso en una situación que requería de otro concurso para contárselas porque haría la historia más larga…

Pues sí señoras y señores, no importó nada y sólo seguimos con obediencia lo que Dios nos mostraba en el camino, cumpliendo su voluntad!! Y como son las cosas de Dios que a los seis meses nos casamos por lo civil, y eso también es otra historia!!! Y ocho años después, cual película romántica Mi Príncipe me propuso matrimonio por la Iglesia, y no crean que fueron ocho años de luna de miel, fueron ocho largos y duros años en todo sentido pero siempre los sacamos adelante con amor y confianza en Dios… ahora llevamos 11 años y dos meses juntos, viviendo aún nuestra historia de amor y con la certeza de que juntos llegaremos a viejitos, superando cada obstáculo, saliendo adelante ante cada adversidad y amándonos por encima de cualquier cosa… incluso nuestras diferencias sociales, educacionales y económicas…

Y si quieren saber de la boda que fue toda una “historia de amor” completa deben hacer otro concurso para contárselas… jejeje… dicen los invitados que fue la boda del año para ellos!! Tan lindos!!

Nuestros amigos y familiares dicen que esta sí es una verdadera historia de amor!! Y si quieren conocer más detalles me invitan un ratico con ustedes y les cuento!!!

Un abrazo enorme y gracias por leer esta hermosa historia..